miércoles, 2 de diciembre de 2009

ALFONSINA STORNI


Cuando ya esté vieja, vestiré de morado con un sombrero rojo que ni haga juego, ni me quede bien, y gastaré el dinero de mi jubilación en coñac y guantes de verano y sandalias de raso, y diré que no hay dinero para comprar más mantequilla. Me sentaré en las aceras cuando esté cansada y devoraré muestras en las tiendas, y oprimiré los botones de alarma, y golpearé con mi bastón los barandales de la calle, y compensaré la austeridad de mi juventud. Saldré en pantuflas a caminar bajo la lluvia y cortaré flores en los jardines ajenos y ¡Aprenderé a escupir en el suelo!Uno puede ponerse blusas terribles y engordarse mas, y comerse tres libras de chorizo de un solo viaje, o solo pan y pepinillos por una semana entera. Acapararé, lápices y lapiceros, y porta vasos y cosas que vengan en cajas. Pero por ahora debo vestir ropa adecuada que me mantenga seca. Y debo pagar la renta y no andar diciendo malas palabras en la calle, y darle un buen ejemplo a los niños. Debemos invitar a los amigos a cenar y leer los periódicos, para estar informados.Pero talvez deba de comenzar a practicar desde ya, así la gente que me conoce, y me quiere no se asombrará ni se escandalizará cuando de pronto ¡Ya soy vieja y empiezo a vestir de morado!